Defensa de los derechos humanos

Imagen

Para la defensa de los derechos humanos, es imperativo dar voz a grupos violados y promover una participación efectiva de las comunidades para tomar decisiones que les conciernen a nivel colectivo y como individuos. Los procesos deben promover procesos individuales y colectivos que permitan expresar las violaciones más sensibles, explorar las opciones de cambio y transformarlos en las actividades y resultados deseados. Un trabajo de acompañamiento para llevar la voz de estos grupos, a menudo silenciados, a las asociaciones y especialmente a las instituciones que tienen que garantizar que sus derechos sean fundamentales. De la convicción de que la prominencia de los grupos violados en las acciones es la base del éxito de los proyectos y la generación de cambios duraderos, el Instituto incorpora este componente como una base fundamental en todos sus proyectos.